Mientras la empresaria y el cantante de cumbia 420 le dan rienda suelta a su amor, -tras salir de un restaurante juntos y besarse apasionadamente en un auto-, analizamos qué hizo el jugador cuando se enteró que su esposa cenaba con el músico.

“Se confirma el romance de Wanda Nara y L-Gante”, expresó Rodrigo Lussich en Socios del espectáculo. Si bien no blanquearon el romance, con este gesto del beso apasionado en el auto queda más que claro que ya no son solo amigos.

Pero la pareja apostó a más. Al día siguiente, durante el partido de Argentina contra Croacia, L-Gante subió a sus historias de Instagram una foto en la que se lo vio junto a la rubia y a su pequeña hija Jamaica, fruto de su relación fallida con Tamara Báez.

El interrogante entonces se centra en Mauro Icardi, quien había viajado con sus hijos hacia Argentina para pasar el cumpleaños de Wanda en familia y para recomponer la pareja. Algo que al parecer, no está sucediendo porque no solo la mediática insiste en declarar que está separada sino que sus acciones también así lo demuestran.

Pero la novela no termina acá. Durante la noche del miércoles, el hermano del jugador, Guido Icardi, se expresó a través de sus redes sociales con mensajes durísimos contra Wanda Nara. “¡Qué asco de ser vivo!, se atrevió a decir, indignado con el nuevo romance de la mediática con Elián Valenzuela.

A todo esto, el deportista que reabrió su cuenta de Instagram, después de cerrarla la primera semana de diciembre realizó un enigmático posteo: Palitos chinos y una copa de vino, con el que reapareció en sus redes sociales., sorprendiendo y dando lugar a fuertes interpretaciones.

Sobre una foto de una copa de vino tinto, se podía ver un plato de sushi junto a unos palitos chinos. Desde ese momento, se especuló si el mensaje era para su exmujer o para la China Suárez, con quien mantuvo un fugaz romance durante el año pasado que le costó nada menos que el matrimonio con Wanda.